El uso del móvil durante el embarazo y TDHA en los niños

Las mujeres que usan teléfonos móviles con una frecuencia media o alta durante el embarazo tienen más probabilidades de tener un hijo con problemas de conducta, especialmente hiperactividad y falta de atención. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio coordinado por ISGlobal, centro impulsado por la Obra Social «la Caixa».

La investigación, la más grande que se ha realizado hasta la fecha para evaluar este tipo de asociaciones y que forma parte del proyecto europeo Gerónimo, se ha llevado a cabo a partir de los datos de 83.884 parejas madre-hijo, y los investigadores han analizado el comportamiento de las madres embarazadas y de sus hijos en edades comprendidas entre los cinco y los siete años.

¿Cómo se llevó a cabo el estudio?

La investigación realizada en Dinamarca (1996-2002), Corea (2006-2011), Países Bajos (2003-2004), Noruega (2004-2008) y España (2003- 2008) ha clasificado el uso del teléfono móvil en la ninguno, bajo, medio y alto, en función de la frecuencia de llamadas durante el embarazo reportadas por las madres.

En general, el 38,8% de las madres, procedentes mayoritariamente de Dinamarca, no informaron de ningún uso del teléfono móvil durante el embarazo y tuvieron hijos con menos problemas generales de comportamiento, tales como hiperactividad, falta de concentración o dificultades emocionales. Hay que tener presente que el período en que se estudiaron las madres danesas -entre 1996-2002-era una época en la que el móvil se usaba mucho menos que ahora.

Resultados no definitivos

La interpretación de estos resultados no es clara, ya que las confusiones incontroladas pueden influir tanto en el uso del teléfono móvil materno como en los problemas de comportamiento del niño.

Laura Birks, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, destaca que los resultados muestran «una evidencia consistente del riesgo de problemas de hiperactividad y falta de atención por un uso medio y alto del teléfono móvil por parte de las mujeres durante el embarazo». De todos los niños analizados, el 6,6% tuvo dificultades generales de conducta, un 8,3% mostró hiperactividad y falta de atención, y un 12% presentó problemas emocionales.

En futuras investigaciones hay que estudiar también «de qué manera afecta al feto la exposición a las radiofrecuencias de los móviles», añade Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal y coordinadora del estudio. Además, es posible que las madres con problemas de hiperactividad fueran más propensas a hacer más llamadas telefónicas o que la hiperactividad se heredará por genética.

El presente artículo está extraído de FAROS Sant Joan de Déu, artículo con fecha a 7 de Enero de 2020. Podéis consultar el artículo original en el enlace.

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos